ES EN

NOTICIAS

Maíz temprano: la importancia de mejorar la eficiencia del uso del nitrógeno ante el aumento de costos

En un año tan particular como este, con un evento Niña próximo a confirmarse  y un constante aumento en los precios de los insumos, es clave trazar una estrategia de refertilización, principalmente en maíz, que demanda altas dosis de nitrógeno.

Es sabido que el aporte inicial no acompaña toda la evolución del cultivo, y en etapas importantes y definitorias habrá una merma del nutriente. Por eso, la recomendación agronómica es clara: será fundamental avanzar en una refertilización de nitrógeno para lograr buenos rindes, y más en un contexto de suba de costos y probabilidad de bajo potencia l por cuestiones climáticas.


En ese sentido, ensayos realizados en diferentes zonas productivas del país demostraron que una refertilización foliar nitrogenada sobre maíz da excelentes resultados al trabajar con nanotecnología, incluso en zonas con suelos clase 1, muy bien provistos, bien manejados y fertilizados.


Partiendo de una oferta de nitrógeno determinada – dada por el fertilizante y por  el aporte natural del suelo- se aplicó Mist-N, un fertilizante de la firma Kioshi Stone elaborado con nanopartículas que alojan a la fuente de nitrógeno en pequeñas cavidades que pueden dirigir y entregar ese nitrógeno en forma muy puntual y muy eficiente, prácticamente sin gasto energético. 


Los números son contundentes: en Crespo, Santa Fe, se alcanzaron diferencias de 2.153 kg/ha en maíz para silo, en un tratamiento de 260 lts./ha de UAN más 3 lts. de Mist-N en V6. En Lincoln, Buenos Aires, un trabajo de Aapresid mostró una suba de 1.389 kg/ha con Mist-N, en 80 kg/ha MAP a la siembra más 3 lts. Mist-N en V6. En tanto, en San Gerónimo Norte, Santa Fe, el estudio del Centro de Sanidad Sillón & Asociados reveló crecimientos de 1.300 kg/ha vs productor con 100 kg/ha de Urea más 100 kg/ha DAP a la siembra y 100 kg/ha de Urea en V4.


“El uso de Mist-N se traduce en una planta más sana, con mayor capacidad de trabajar sobre estrés, tanto bióticos como abióticos, y lo más importante, de transformar el nitrógeno en granos y convertirlo en kilos ”, explicó Gabriel Lema, presidente de Kioshi Stone.

Lema remarcó que el objetivo de la nanotecnología es trabajar sobre la eficiencia. “Con estos ensayos, lo que logramos fue mejorar la eficiencia del uso del nitrógeno en maíces sobre los cuales hemos respetado los protocolos habituales de manejo”, señaló.


Lo que no se debe perder de vista, según las recomendaciones, es que en determinado momento el cultivo revela una exigencia de nutrientes a una velocidad que supera lo que el suelo le puede entregar. Es ahí que se aprecia la ventaja del foliar: entregarle ese nutriente en ese momento específico, en dosis muy bajas que, además, se traducen en una simplificación muy grande en la logística.


Asimismo, los fertilizantes de Kioshi Stone siempre llevan de la mano el calcio, el magnesio, los micronutrientes. “Hacemos una mezcla bien balanceada que permite ofertar los nutrientes en el cultivo de una manera eficiente, en etapas donde estos nutrientes son requeridos”, resaltó el directivo.


En comparación con otras maniobras de fertilización, la recomendación es ideal, dado que las otras estrategias en general no son fáciles de absorber por la planta porque tienen filotoxicidad, porque generan estrés o porque no son eficientes desde el punto de la mecánica de la aplicación del fertilizante. 


“Estas herramientas van muy en sintonía con maximizar rindes y cuidar el ambiente. Ser más eficientes en el uso del fertilizante implica minimizar pérdidas al lograr que el nitrógeno no se vaya a la atmósfera como amonio, ni se pierda en profundidad, sino tratar de que ese balance sea cero y llevarlo lo más posible al grano”, sumó Lema.